Vidas que acaban en el laboratorio

Una inmersión en un poco de cerveza o en una solución de alcohol etílico al 5% es suficiente para calmar e inmovilizar a pequeños caracoles que han servido en experimentos científicos. Después se los sumerge en alcohol al 95% para acabar con sus vidas, en un procedimiento en el que en ningún…

Ver Enlace Original