Las personas con trastorno límite de la personalidad activan regiones cerebrales distintas para controlar sus impulsos

Estás aquí: